Posteado por: mizar91 | octubre 10, 2008

ASTRÓNOMOS AFICIONADOS Esos ejemplares extraños

Tenemos que admitir que los astrónomos aficionados hacemos cosas que la “gente normal! considera un poco fuera de lo ordinario… a continuación listamos algunas de estas cosas:

Primero, miramos el mismo objeto noche tras noche, años tras año, objeto que no ha cambiadodo en miles de años y que probablemente no cambiará durante otros tantos miles de años.

Segundo, ponemos el despertador a las tres de la mañana y salimos a observar ese objeto, incluso en las frías madrugadas del invierno.

Tercero, somos capaces de estar despiertos por la noche y dormir durante el día porque así lo queremos.

Cuarto, somos capaces de recorrer cientos de kilómetros para llevar a cabo los puntos primero y tercero.

Quinto, podemos sobrevivir un fin de semana con un bocadillo, galletas y un paquete de papas.

Sexto, no nos importa dejar plantados a familia y amigos para llevar a cabo el punto primero.

Séptimo, maldecimos abiertamente una maravillosa noche de luna llena.

Octavo, dejamos a la familia tirada porque necesitamos el coche para transportar todo el equipo de observación.

Noveno, nos quejamos de la polución lumínica de una ciudad situada a cientos de kilómetros de donde nos encontramos.

Décimo, hechamos pestes si alguien tiene la ocurrencia de iluminar su oscuro camino con una linterna durante la noche.

Por supuesto nosostros sabemos que estas cosas y detalles son perfectamente normales si tenemos en cuenta nuestros objetivos, pero ¡es tan difícil convencer de eso a los demás!

(extraído del Boletín de Noticias de la Asociación Valenciana de Astronomía)

Anuncios
Posteado por: mizar91 | octubre 8, 2008

La astrología vista por un astrónomo

Este artículo aparece en “El Escéptico Digital”, me encantó y os lo dejo aquí para que lo disfruteis.

Reflexiones de un astrónomo sobre la astrología

Por: Ismael Pérez Fernández

William James solía predicar la “voluntad de creer”. Yo, por mi parte, quisiera predicar la “voluntad de dudar”… Lo que se persigue no es la voluntad de creer, sino el deseo de descubrir, que es exactamente lo opuesto.

Bertrand Russell.

Imagino que lo que aquí voy a contar no sólo les sucede a los aficionados sino también a los profesionales y apostaría que a ellos les ha pasado más a menudo que a los que simplemente somos aficionados.

Seguramente, a todo astrónomo, ya sea profesional o aficionado, estando en alguna conversación, le ha sucedido algo parecido a esto: “Perdón, ¿dices que eres astrónomo? Dime ¿qué sabes de los cáncer?” Y a uno, al menos a mí me pasa, se le empieza a calentar la sangre. Bueno, buscas en tus reservas de paciencia, después de todo la gente no suele estar versada en astronomía. Así pues, con toda tu buena voluntad y paciencia, procedes a explicar algunos hechos básicos de la astronomía para que la persona en cuestión se dé cuenta que está en un error. Sin realizar aquí un análisis exhaustivo, podemos mostrar algunos de esos hechos que prueban que la astrología es simple y llanamente falsa.

Lo primero sería aclarar que son los signos del zodiaco. Como todo el mundo sabe la Tierra gira alrededor del Sol. Evidentemente detrás del Sol aunque muy lejos, hay estrellas, no las vemos porque el Sol que también es una estrella, está muy cerca de nosotros y su brillo nos impide ver las estrellas que están detrás. Por ejemplo si cuando nace una persona, detrás del Sol está el grupo de estrellas que llamamos constelación de Leo, entonces los astrólogos dicen que el signo de esa persona es Leo. Así pues, los signos del zodiaco son simplemente la constelación que está detrás del Sol en el momento en el que nace la persona. Es decir, los signos son una simple cuestión de perspectiva. Ahora bien, la Tierra además de girar sobre si misma y alrededor del Sol tiene otro movimiento más. ¿Han visto alguna vez girar una peonza? La peonza además de girar sobre si misma y desplazarse, tiene cierto cabeceo, su eje de rotación cambia de inclinación constantemente. Pues el movimiento adicional que tiene la Tierra es algo similar. El eje de rotación de la Tierra va cambiando su posición con el paso del tiempo, a este movimiento se le llama precesión de los equinoccios y tiene un periodo de 26000 años. Debido a este movimiento las constelaciones que aparecen detrás del Sol a lo largo del año son las siguientes:

astronomia-astrologia02.jpg

Como pueden observar, las fechas no coinciden con las que usan los astrólogos, incluso aparecen dos constelaciones que los astrólogos no tienen en cuenta ¿alguien ha oído hablar del signo de Ophiuchus? ¿Y del signo de Cetus? Esto pone de manifiesto que lo que nos han contando toda la vida de los doce signos del zodiaco y cuando hay que nacer para ser tal o cual signo es totalmente falso. Ante esto, ¿qué credibilidad puede tener la astrología? Los astrólogos dicen que pueden predecir el futuro y la personalidad de las personas con las estrellas, ¡pero por lo visto no observan lo que hay más arriba de sus cabezas!

¿Se han fijado en las definiciones que hacen los astrólogos de las personalidades de los distintos signos? Es llamativo que se corresponda con las cualidades humanas que normalmente atribuimos a los animales u objetos que representan dichos signos. La astrología en el fondo no es más que un simbolismo barato, cuyas raíces se hunden en la mitología, como mostrare unas líneas más abajo. Por ejemplo, de los libra suelen decir que son justos y equilibrados ¿acaso no son esas las propiedades que atribuimos a una balanza? Los géminis son ambivalentes ¿qué cabria esperar, si el símbolo de su signo es de unos gemelos?¿No deberían tener tendencia a la doble personalidad? De los acuarios suelen decir que tienen una inteligencia transparente, como transparente es el agua que sale del ánfora que aparece en el símbolo que lo representa. Claro que uno no sabe muy bien si con esto les están llamando inteligentes o tontos. Porque la verdad es que no queda muy claro. Todos estos signos y los símbolos que los representas provienen de la mitología griega. Fueron los griegos los que agruparon las estrellas en constelaciones para que formaran las figuras de sus héroes y dioses. La astrología traspasa las cualidades de esos mitos y dioses a las supuestas influencias astrales. Por ejemplo, si estas bajo la “influencia” de Marte, estarás irascible y probablemente tendrás conflictos con las personas que te rodean.

Lógico, Marte en la mitología era el dios de la guerra. Pero el dios de la guerra no existe, y Marte es simplemente un planeta más del Sistema Solar.

Llegados a este punto, podemos recurrir a la mitología para averiguar como seria la personalidad de por ejemplo, Cetus. Que es uno de esos signos que los astrólogos parecen desconocer. Cetus, es el monstruo del mar. Neptuno, el dios del mar, estaba ofendido por Cassiopea ya que esta había asegurado que su hija Andrómeda era más bella que las ninfas marinas. Para solventar semejante agravio, Andrómeda se ofreció en sacrificio a Cetus, quedando así satisfecho Neptuno. Pero Cetus no llego a devorar a Andrómeda, ya que por allí paso Perseo que dio muerte a Cetus antes de que este pudiera realizar su cometido. Así pues, ya podemos proceder a realizar el cuadro de la personalidad de los nacidos bajo el signo de Cetus:

“Los Cetus son unos abusones que tienen tendencia a aprovecharse del más débil. Además no tienen personalidad ya que acatan cualquier orden que se les dé por desagradable u horrible que esta sea. Y para terminar, son unos enclenques, ya que en cuanto alguien un poquito fuerte les planta cara se vienen abajo.”

Hagan la prueba, busquen las raíces mitológicas de los signos zodiacales, y descubrirán como las personalidades que le atribuyen los astrólogos son una simple transposición de las cualidades y acciones de esos mitos y leyendas.

Por si esto no fuera suficiente, podemos ir a las raíces de la propia astrología y ver que también son erróneas. Lo cual hará que la astrología se derrumbe como un castillo de naipes ante una ráfaga de viento, si es que no se había derrumbado ya. Las raíces de la astrología descansan en la concepción que tenia Aristóteles del universo. Aristóteles fue un gran filosofo, pero hasta los más grandes se equivocan. Según Aristóteles el universo está lleno de una única sustancia, el éter. En concreto estaría formado por cincuenta y cinco esferas homocéntricas de éter, siete de las cuales contendrían a Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, el Sol y la Luna. Todas las esferas estarían en contacto entre si, y el frotamiento de unas con otras sería lo que transmitiría el movimiento. De este modo Aristóteles introdujo un mecanismo físico mediante el cual los cuerpos celestes podrían efectuar cambios sobre la Tierra. Por lo tanto es plausible que se intentara predecir el futuro de las personas mediante el estudio de los cuerpos celestes. Pero hoy en día sabemos gracias al experimento que Michelson y Morley llevaron acabo que el éter no existe. Y las esferas que utilizaba Aristóteles para explicar los movimientos, tampoco existen. ¿La prueba? Pues es bien sencilla, hemos enviado sondas espaciales a la Luna, Venus, Marte, Júpiter, Saturno etc. Y ninguna se ha estrellado contra ninguna esfera.

astronomia-astrologia03.jpg

Sólo comentare otro par de hechos más. Recordemos que las constelaciones no son más que agrupaciones arbitrarias llevadas acabo por la civilización helénica, con la única intención de ver en ellas a sus mitos. Las estrellas que forman una constelación no tienen nada que ver unas con otros. Basta coger un par de estrellas de cualquier constelación y ver a que distancia se encuentran de nosotros. Por ejemplo, las estrellas Aldebarán y Elnath de la constelación de Tauro se encuentran a 68 y 130 años luz de nosotros respectivamente.

Como se puede observar no están a la misma distancia, por lo que no pueden estar juntas. Pero más relevante aun, es que hay estrellas que presentan una separación menor de las estrellas principales de otra constelación que de las de la suya propia. Por ejemplo, la estrella designada por la letra griega Theta de la constelación de libra está a 13,37º de Zuben Elakrab que es de las estrellas principales de dicha constelación la que tiene más próxima, y en cambio esta a tan sólo 6,27º de Graffías una de las estrellas principales de la constelación de Scorpio.

El otro hecho al que voy hacer referencia es más cotidiano y del cual casi todos tenemos constancia. A veces, al nacer un par de gemelos uno de ellos muere mientras que el otro tiene una larga vida. Pero si la astrología es cierta ¿no deberían haber tenido destinos tremendamente similares ya que ambos serian del mismo signo y nacieron con escasos minutos de diferencia?

astronomia-astrologia04.jpg

Recapitulemos, para empezar, la realidad del firmamento no se corresponde con lo que sostiene la astrología, sus bases aristotélicas han sido refutadas, las constelaciones no son entes reales sino agrupaciones arbitrarias de estrellas realizadas por una antigua civilización humana y por ultimo, hechos cotidianos como el que acabamos de mencionar en el párrafo anterior dejan claramente al descubierto la falsedad de la misma. Se podría seguir mostrando hechos que refutan la astrología. Pero como he dicho más arriba, no es mi intención realizar aquí un análisis exhaustivo.

El problema viene cuando, aun explicándole a la gente porque la astrología no puede funcionar, ésta insiste en creer. Bueno, y si sólo fuera eso no habría mucho problema. ¡Allá cada cuál con sus creencias! Pero además no dudan en llamarle a uno negativista, escéptico con tono despectivo o el tan consabido cabeza cuadriculada y estrecho de miras. Y por supuesto no dudan en argumentar que si mucha gente cree en ello será por algo, ¿pero desde cuando el numero de creyentes es prueba de veracidad? De ser así, la Tierra seguiría siendo plana, las brujas existirían y así ad infinitum. Aquí hay algo para reflexionar, ¿por qué la gente prefiere la creencia a la sabiduría? Puedo entender que ciertas creencias resulten esperanzadoras o consoladoras, por ejemplo, puedo entender que haya gente que le guste creer que existe algún Dios bueno y justo que nos compensará en otra vida, o que la vida no acaba con la muerte, sería tan gratificante que volviéramos a ver a nuestros seres queridos. ¿A quién no le gustaría que estas cosas fueran ciertas? A mí personalmente me encantaría, sería tan reconfortante, pero por todo lo que sé, éstos sólo son simples anhelos o deseos, no hechos probados como verídicos, y todo parece indicar que estas creencias no se corresponden con la realidad de cómo es el mundo y engañarnos a nosotros mismos es hacernos un flaco favor. ¿Pero que hay de gratificante o de bello en la astrología? Yo no le veo nada, ¿qué hay de bello en reducir la riqueza de la psicología humana a doce arquetipos simples? ¿Qué hay de bello y consolador en creer que tu vida ya está programada? ¿En que tú no eliges nada, sino que todo está escrito en las estrellas? ¿Qué hay de consolador en creer que no se es libre? Renegar de la libertad es renegar de lo que nos hace humanos. Los humanos nos caracterizamos porque podemos elegir, a veces las opciones que tenemos no nos gustan, pero siempre se puede elegir. Siempre, por difícil que nos resulte, tenemos la libertad de tomar una decisión u otra, esto es algo característico de los humanos, es nuestra libertad de acción. Creer que no es así, que nuestra vida está escrita en las estrellas o de forma más general, que existe un destino en el que todo está escrito, es renunciar a lo que nos hace humanos.

En las personas con este tipo de creencias se detecta una doble moral que espero no adopten de forma consciente. Es curioso, que cuando algo les sale bien es mérito suyo, pero si sale mal, entonces es que estaba escrito en las estrellas, en los posos del café, en el tarot o en lo que se tercie. Me pregunto ¿acaso detrás de estas creencias no se esconde cierto miedo a la libertad? ¿No será que se tiene miedo de lo que implica ser humano? Y es que la libertad no viene sola, tiene una inseparable amiga, cuyo nombre es responsabilidad.

Si somos libres de elegir, entonces las consecuencias de nuestras elecciones son en última instancia y en mayor o menor medida, nuestras. Tener miedo de la responsabilidad que implica el ser libre y camuflarlo bajo una creencia pseudocientífica no nos ayuda en nada, tal vez parezca consolador, pero es sólo eso, una apariencia. En cambio, si aceptamos esa responsabilidad, ésta nos empujará a tomar las decisiones con sumo cuidado, tendremos que pensar muy bien las consecuencias de nuestras acciones antes de elegir. Tal vez pueda parecer banal, pero pienso que eso nos ayuda a ser mejores personas. Olvídense de horóscopos y destinos, valoren su libertad, que es lo que les hace humanos.

astronomia-astrologia05.jpg

[*] Este artículo apareció por primera vez publicado en “El Escéptico Digital”
Posteado por: mizar91 | octubre 8, 2008

Putting on the Ritz por Fred Astaire

Aquí tenemos un bailarín mítico en una canción mítica, vale la pena recordar estas cosas:

Posteado por: mizar91 | septiembre 18, 2008

10 cosas que no sabías de la Vía Láctea

Has vivido aquí durante toda tu vida, bueno, de hecho todos vivimos aquí, pero ¿qué sabes realmente de nuestra galaxia Vía Láctea?

Seguro que sabes que es una galaxia espiral y que mide unos 100.000 años luz. Y por supuesto que los visitantes de este sitio web son más listos, simpáticos y guapos que el resto de su población, pero seamos honestos… ¿sabías alguna de las siguientes 10 cosas sobre tu galaxia? ¿Seguro? Mentiroso… ;)

Veamos si es una buena lista de “10 cosas que no sabías de la Vía Láctea”

1) Es una espiral barrada

spitzermilkyway_250.jpgQuizá sepas ya que la Vía Láctea es una galaxia espiral, quizá la más bella de este tipo de galaxias. La has visto con sus majestuosos brazos girando desde el núcleo central o gran cúmulo de estrellas. Eso somos nosotros. Pero muchas espirales tienen una característica muy curiosa: un bloque rectangular de estrellas en el centro en lugar de la típica forma esférica, y los brazos irradian desde los bordes de ese bloque. Los astrónomos llaman a este bloque “bulbo”, y, ¿sabes que?, que tenemos uno.

De hecho, el nuestro es bastante grande. Con 27.000 años luz de punta a punta es mucho más grueso que otros bulbos galácticos. Por supuesto, el espacio es un vecindario muy desigual. ¿A quien no le gusta tener esta gran población estelar condensada ahí al lado?

La imagen de la derecha no es una fotografía, sino una recreación artística. No hay forma de salir de esta galaxia y echar una foto como esta. Sería una largo camino de vuelta a casa.

2) Hay un agujero negro supermasivo en el centro

En el mismo centro de la galaxia, justo en el centro de su corazón, yace un monstruo: un agujero negro supermasivo.

Sabemos que está ahí debido al efecto de su gravedad. Las estrellas cerca del centro, algunas sólo a unas pocas docenas de miles de millones de kilometros, orbitan alrededor del centro galáctico a unas velocidades fantásticas. Viajan a miles de kilómetros por segundo, y esta velocidad pone de manifiesto la masa del objeto que las cautiva. Si aplicamos algo de matemáticas básicas, es posible determinar que la masa necesaria para acelerar las estrellas a esa velocidad debe estar del órden de unas 4 millones de veces la masa del Sol. Aun así, no podemos ver nada en las fotografías que sacamos. Con lo que… ¿que podría tener una masa de 4.000.000 de soles y no emitir nada de luz?

Correcto. Un agujero negro.

Aunque es enorme, ten encuenta que la galaxia como tal tiene una masa de unos 200.000 millones de soles, así que en realidad, el agujero negro en el centro es sólo una pequeña fracción de la masa total de la galaxia. Lo mejor es que no hay peligro de caer en sus redes, después de todo, estamos a unos 250.000.000.000.000.000 kilómetros de él.

Se cree ahora que un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia se forma con la galaxia como tal, y de hecho los vientos que se expulsan en forma de material, son los que forman estrellas en la galaxia. Por tanto, los agujeros negros pueden ser peligrosos, pero se podría decir que el nacimiento de nuestro Sol, y el de la Tierra por tanto, podrían tener su origen en un canibal de 4 millones de masas solares tan lejano.

3) Es una canibal

mw_eating_sagdwarf.jpgLas galaxias son grandes y tienen mucha masa. Si otra galaxia pequeña pasa cerca de ella, puede verse engullida por la grande, y “comerse” todas sus estrellas y su gas.

La Vía Láctea es preciosa, pero también es una salvaje. Actualmente se está comiendo otras galaxias, que ha generado inmensos arcos curvados que orbitan el centro de la Vía Láctea, como vemos en la ilustración en la que la nuestra está “comiéndose” y alterando la forma de la pequeña galaxia de Sagitario.

Finalmente, se unirán completamente a la nuestra, y nos convertiremos en una galaxia algo más grande. Irónicamente sin embargo, las galaxias añaden su masa a la nuestra, despertando de nuevo nuestra ansia de capturar nuevas y teniendo más hambre de otras galaxias.

4) Tenemos buenos vecinos

La Vía Láctea no esta sóla en el espacio. Somos parte de un pequeño grupo de galaxias cercanas llamadas (prepárate y agárrate): “El Grupo Local“. Somo, eso sí, el tío más grande del barrio, y la galaxia de Andrómeda es quizá un poquito menos masiva, aunque se está extendiendo actualmente. La galaxía del Triángulo también es una espiral, pero no muy grande que digamos, y hay otras galaxias esparcidas por el Grupo. Todas juntas seremos como unas 3 docenas de galaxias, siendo la mayoría unas monísimas galaxias enanas que son increíblemente débiles y difíciles de detectar.

5) … y vivimos por la periferia

El Grupo Local es pequeño y acogedor y todos cuidan de que sus jardines estén bien cortados y sus casas pintadas. Esto pasa porque vivimos por la periferia de la galaxia. La capital aquí es el Cúmulo de Virgo, una enorme colección de unas 2.000 galaxias, muchas de las cuales tan grandes o más grandes que la Vía Láctea. Es el gran cúmulo más cercano, cuyo centro está a unos 60 millones de años luz de distancia. Parece que estamos gravitacionalmente unido a él, en otras palabras, somos parte él, sólo que estamos algo lejos. La masa total de este cúmulo podría ser del órden de un cuatrillón de veces la masa del Sol.

6) Sólo puedes ver el 0.000003% de la galaxia

Cuando estás en la oscuridad de la noche quizá puedas ver unas miles de estrellas. Pero la Vía Láctea tiene unas 200.000 millones. Sólo ves una pequeñísima fracción del número de estrellas que viven en nuestra galaxia. De hecho, con unas pocas excepciones, la estrellas más distantes que puedes ver están a 1.000 años luz. Peor aún, muchas estrellas son tan débiles que son invisibles aunque estén en ese rango; el Sol, por ejemplo, es una estrella tan débil que apenas se vería a 60 años luz de distancia, y eso que es bastante brillante comparado a la mayoría de las estrellas. Así que, el pequeño grupo de estrellas que vemos a nuestro alrededor, es sólo una gotita en el océano Vía Láctea.

7) 90% de la galaxia es invisible

Si te fijas en los movimientos de las estrellas de nuestra galaxia, puedes aplicar algo de matemáticas y física para determinar cuánta masa tiene la galaxia (más masa significa más gravedad, lo que significa que las estrellas se mueven más deprisa bajo esta influencia).

bulletcluster_250.jpgTambién puedes contar el número de estrellas en la galaxia y averiguar cuánta masa tienen. El problema es que los dos números no coinciden: las estrellas (y otros objetos visibles como el gas y el polvo) son sólo el 10% de la masa de la galaxia. ¿Dónde está el 90% restante?

Esté donde esté, está en forma de masa, pero no brilla. Así que se le llama Materia Oscura, a falta de un término mejor (y eso que es bastante preciso). Sabemos que no son agujeros negros, estrellas muertas, planetas expulsados o gas frío (todos ellos se han buscado y se han tachado de la lista), y los candidatos restantes son bien raritos.

Pero sabemos que es cierto, sabemos que está ahí dicha Materia Oscura. Lo que pasa es que no sabemos que es. Los cerebritos llevan los últimos años estrujándose el coco para averiguarlo, y apuesto a que estamos a menos de una década de conocer la respuesta por fín. En la imagen vemos al Cúmulo Bullet, la primera evidencia de Materia Oscura.

8 ) Los brazos espirales son una ilusión

A ver, no es que sean una ilusión per se, sino que el número de estrellas en estos brazos espirales no es realmente muy diferente que el número de ellas entre los brazos. Los brazos son como grandes atascos cósmicos, regiones donde la densidad local es mayor. Como si de un atasco en una autopista se tratara, los coches entran y salen del tráfico, pero el tráfico como tal continúa. Los brazos tienen estrellas entrando y saliendo, pero los brazos como tal persisten (es por eso que no se enrollan como el hilo en un huso).

Como en cualquier autopista, también hay quitamiedos (o barreras). Gigantes nubes de gas pueden colisionar con los brazos, que hacen que se colapsen y formen estrellas. La gran mayoría de estas estrellas son débiles, con muy baja masa y muy duraderas, con lo que terminan vagando fuera de los brazos. Pero otras pocas son muy masivas, calientes y brillantes, e iluminan el gas circundante. Estas estrellas no viven mucho y mueren (¡bang!) antes de que puedan salir de los brazos. Como las nubes de gas de los brazos iluminan este camino, hace que los brazos espirales sean más obvios.

Vemos los brazos porque la luz es mejor ahí, no porque haya más estrellas en ellos.

9) Está seriamente torcida

La Vía Láctea es un disco plano de unos 100.000 años luz de diámetro y unos pocos miles de años luz de grosor (depende de cómo se mida). Tiene la misma proporción de disco que una pila de 4 DVD, si te ayuda a comprenderlo mejor.

¿Alguna vez has dejado un DVD al Sol? Se va retorciendo conforme se calienta (los viejos LPs de vinilo solían tener esta tendencia). La Vía Láctea tiene un efecto similar.

m31warp.jpgEl disco está doblado y torcido, probablemente debido a la influencia gravitacional de un par de galaxias satélite que la orbitan. Un lado del disco está doblado hacia arriba, y otro hacia abajo. Es como un rizo en el plano de la Vía Láctea. No es complicado verlo en otras galaxias. Inténtalo con imagenes de Andrómeda. En la imagen derecha vemos a la galaxia Andrómeda con un bloque que tapa su centro, de forma que podemos ver ese “retorcimiento”. Al principio es difícil verlo, pero si cubres la parte interna, verás como el disco está levantado por la izquierda, y caído por la derecha. Andrómeda tiene también galaxias satélite, y retuerce su disco así como nuestras galaxias satélites también lo hacen.

Estos rizos no nos afectan en absoluto. Sólo es algo divertido que quizá desconocías de la Vía Láctea.

10) Conoceremos Andrómeda mucho mejor de lo que pensamos

Hablando de Andrómeda… ¿la has visto alguna vez? Se puede ver a simple vista en las noches claras y oscuras, sin luna (mira las efemérides para tu localidad). Es débil, pero grande, con 4 grados o más de diámetro, es decir, ocho veces el tamaño aparente de la luna llena en el cielo.

Si no te parece demasiado grande, entonces, hmmm, piensa que está a 2.000 millones de años luz. Así seguro que te parecerá algo más grande.

hst_antennae.jpgLa galaxia de Andrómeda y la Vía Láctea se están acercando la una a la otra, dos grandes figuras cósmicas que se aproximan a unos 200 kilómetros por segundo. ¿Recuerdas cuando hablábamos de que las galaxias grandes se comen a las pequeñas? Bien, cuando dos grandes galaxias chocan entre sí, se forman unos enormes fuegos artificiales. Las estrellas no colisionan físicamente; son muy pequeñas en esta escala. Pero si chocan las nubes de gas, como se dijo antes, cuando forman estrellas. Así que con dos galaxias besándose consigues un montón de estrellas en formación. En la imagen de la izquierda vemos una fotografía del Hubble de “La Antena”, consistente en dos galaxias en colisión.

Mientras tanto, la mutua gravedad de las dos galaxias genera extraños arcos y filamentos de estrellas y gas. Es bello, de verás, pero realmente es una violencia de escala épica.

Finalmente (aunque se tarde unos cuantos miles de millones de años), las dos galaxias se unirán, y formarán… ¿Lactómeda? ¿Vía Androme? Bien, lo que sea, formarán una galaxia elíptica gigante una vez se asienten. De hecho, el Sol estará por ahí cuando esto ocurra, ya que no habrá llegado a convertirse todavía en una estrella roja gigante. ¿Verán nuestros descendientes la mayor colisión galáctica de la historia?

Es divertido pensarlo.

Posteado por: mizar91 | septiembre 18, 2008

Autobiografía de Sabina

Navegando por youtube, el genio de Úbeda me sorprendío con esta fantástica y divertida autobiografía. Os aconsejo que subáis el volumen de los altavoces, porque además de que se escucha de por sí flojito, merece la pena escucharlo bien.

Posteado por: mizar91 | septiembre 18, 2008

¡Bienvenidos!

Hola amigos, he creado este blog para abrir un espacio de reflexión donde poder pensar, imaginar, descubrir y compartir multitud de ideas; porque como dijo Descartes : “Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás”. Espero que os guste y os animo a que cruceis las barreras de vuestra mente, pues el infinito os espera. 

Saludos.

Categorías